fbpx

Historias que inspiran

Este cambio de hábitos es un camino que se debe emprender de a poco, poniendo objetivos alcanzables para no frustrarnos.  La motivación tiene que nacer de nosotros mismos. Es un cambio que tiene que fluir con naturalidad, tiene que disfrutarse para sentir que nos hace bien y que es un valor agregado a nuestra vida. 

Las historias a continuación seguramente van a inspirarlos. Verán que es un camino de ida: una vez que descubran lo bien que se sienten eligiendo el Bien-Estar ¡no van a querer volver atrás!

*Pía Sánchez Bazán es diseñadora gráfica  y vive en Pergamino, Provincia de Buenos Aires, con su marido y sus tres hijos.  Es docente universitaria en la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA) desde 1995 y dirige su propio estudio de diseño desde hace más de veinte años.

“Encontrarme con el Health Coaching fue casual, o tal vez fue una de esas sorpresas que la vida te tiene preparadas. Fue a partir de un viaje a Uruguay, donde tuve la oportunidad de pasar cuatro días viviendo en la casa de Gaby Cosentino. Hace años que la conocía, pero nunca desde su rol de Health Coach.

Y viví una experiencia fascinante.

Yo siempre la veía comer todo tan diferente debido a sus problemas de salud (sin nada de gluten, lácteos ni azúcar refinada) que despertó una gran curiosidad en mí. Así que le dije que yo soñaba con conocer todo eso “diferente” que ella comía.

A pesar de que no tengo intolerancia a ningún alimento, ni soy celíaca ni nada que se le parezca, le dije que yo quería vivir esa experiencia, quería comer exactamente todo lo que ella comiera durante esos días de estadía en su casa. Tuve sobrepeso siempre, desde que tengo uso de razón, y esa era una buena razón para probar.

¡Sin palabras!

Nunca en mi vida comí tan rico. Eran sabores que jamás imaginé. Es más, siempre pensaba: “Pobre Gaby, no puede comer nada…” Y la realidad es que ella comía mucho más rico que cualquiera. Como broche de oro, cuando regresé a mi casa después de esa experiencia, me pesé y había bajado un kilo sin ni siquiera esforzarme.

Ya instalada nuevamente, quise poner en práctica la mayoría de las cosas que me había enseñado. Yo quería seguir comiendo así de rico, y a la vez sano, con el plus de bajar de peso.

Empecé a ir a la dietética todos los días a comprar cada cosa que me iba acordando: almendras, castañas, nueces, maní, pasas, orejones, dátiles, semillas de todo tipo, arroz yamaní, galletas de arroz, pan integral sin conservantes, coco, cacao, avena, palta, azúcar orgánica, sal marina…Todo esto, que había comido a diario en casa de Gaby, me daba miedo: la mayoría eran cosas que generalmente todo el mundo te dice que engordan. Yo estaba atenta solamente a si algo “engordaba” o “no engordaba”. Y con su experiencia como Health Coach ella me enseñó a dar esa vuelta de tuerca que me faltaba, a elegir los alimentos ya no por sus calorías, sino por su calidad nutricional.

Pero la verdad es que yo siempre estaba atenta solamente a si algo “engordaba” o “no engordaba”. Y con su experiencia como Health Coach ella me enseñó a dar esa vuelta de tuerca que me faltaba, a elegir los alimentos ya no por sus calorías, sino por su calidad nutricional.

Durante esos cuatro días que pasamos juntas, casi no pudimos hablar de otra cosa. Yo deslumbrada por este mundo nuevo en torno a la alimentación, y ella emocionada por mi interés. Nos dimos cuenta que la comida, aunque desde diferentes lugares, había sido siempre un tema central en la vida de las dos. Y me sorprendió enormemente cómo ella podía interpretar perfectamente mi psicología, producto de toda una vida de lucha contra la obesidad.

Pero lo que más me sorprendió aún era que sus palabras no eran simples tratados teóricos orales. En mi historia he conocido a mil nutricionistas, pero la diferencia que encontré en una Health Coach fue que  me explicaba qué alimentos elegir, en qué cantidades, en qué momentos del día me convenía consumirlos, me los hacía probar, me enseñaba cómo prepararlos, luego me daba todas las recetas para que lo pudiera hacer yo, me las explicaba detalladamente y me decía los tips para que me salieran bien, me mostraba fotos…¡todo el camino completo! Y todo personalizado y adecuado a mi vida, a mi realidad, a mis tiempos… No me gusta cocinar, tampoco tengo tiempo para hacerlo, pero hoy siempre tengo en mi heladera mayonesa de zanahoria o de remolacha, mermelada casera de ciruelas, manteca de maní, incluso helado casero de banana o algún otro plato rico, sano y hecho en minutos. 

No habían pasado dos meses y yo seguía, todas las semanas, sin excepción, bajando de peso, comiendo riquísimo y sin hacer dieta. Hoy puedo decir que soy una obesa recuperada. He logrado bajar casi 50 kg. y hace nueve años que me mantengo. Y ya estoy alcanzando mi peso ideal, el más saludable para una persona que nunca tuvo sobrepeso”.

*Ben  Sasson   es Constructor, de nacionalidad uruguaya. Vive en Punta del Este y se dedica al rubro de la construcción desde 1998.  En 2006 fundó su empresa Constructora Benobras.

“Hace tiempo que sentía que quería hacer un cambio en mi vida y en mi alimentación.  No sabía por dónde empezar pero sí sabía que para poder lograr mi objetivo necesitaba la ayuda de un profesional que me guiara y me diera las herramientas necesarias. 

Al ver a Gaby en el programa televisivo “La mañana del 11”, por Canal 11 de Punta del Este, decidí ponerme en contacto con ella. Sus conocimientos junto con su experiencia de vida y el cambio que realizó en su dieta me impulsaron a pedirle que me ayudara a lograr mi meta.  Gaby elaboró un plan de comida semanal con recetas ricas, prácticas, equilibradas  y fáciles de elaborar, teniendo en cuenta mis necesidades nutricionales.

El Health Coaching fue para mí una experiencia motivacional. Logré tomar contacto con una cantidad de productos alimenticios que ni siquiera sabía que existían, conocí dónde comprarlos y ordené mi cocina para equiparla con los nuevos productos a incorporar. Armé una carpeta de recetas variadas y nutricionalmente balanceadas, para planificar el menú diario y semanal, teniendo en cuenta las necesidades de antemano y teniendo a disposición la comida previamente elaborada. Al lograr todo esto, pude mejorar mi alimentación, sintiendo que los alimentos que como son fáciles de digerir y me dan sensación de saciedad. Y el resultado es que realmente me siento muy bien y con mucha energía.

Trabajar junto a un Health Coach  le dio orden y continuidad a mi objetivo, porque es un profesional que tiene visión, entusiasmo por lo que hace y conocimiento práctico del tema”.

*Denise Pessana es periodista, estudió en la Universidad Católica Argentina y tiene más de veinticinco años de trayectoria en medios de la Argentina, Paraguay y Uruguay, con reconocimientos como el premio Martín Fierro a la Mejor Labor Periodística en radio y el premio Santa Clara de Asís al Mejor Noticiero. Conduce el programa “Coincidencias”, que se emite por Radio Colonia, FM Milenium (Punta del Este) y TV Radio Miami. Además, es pastelera profesional. 

“Mi experiencia con el Health Coaching realmente fue muy gratificante. Al principio no tenía mucha conciencia de cómo me podía ayudar, nunca había sentido la necesidad de un acompañamiento y creo que siempre traté de lograr mis metas por mi propia fuerza de voluntad.

Pero al conocer a Gaby Cosentino  todo se dio de una forma muy natural, y así me fue contagiando las ganas de explorar más allá de lo tradicional, buscando un enfoque propio.

Creo que lo más importante que logré fue entender que hay que quererse, y que alimentarse bien es cuidarnos a nosotros mismos. Tomar conciencia de que nuestro cuerpo es lo que hacemos de él, y que con la alimentación lo podemos ayudar a estar mejor o peor.

Me ayudó tener un Health Coach porque aprendí a elegir lo que me hace bien.  Un Health Coach es una guía, una voz que aconseja, que te contagia su propia vitalidad, te da fuerzas para volver a intentarlo, y para ir avanzando de acuerdo a tus tiempos, hasta alcanzar tu objetivo. Llegar a la meta es mucho más fácil cuando no estás solo, y cuando el acompañamiento se hace a partir de una visión integral.

No somos sólo lo físico, somos un todo, y por eso creo que los Health Coaches tienen una visión diferente sobre la salud y la alimentación: ambas van unidas y verlas de esa manera me ayudó a sentirme plena, con mucha más energía para empezar cada día, para enfrentar mayores desafíos sintiéndome fuerte y vital.”